24 de octubre de 2018

Segundo Congreso Afropuertorriqueño

El Segundo Congreso de Afrodescendencia en Puerto Rico se celebrará del 29 al 31 de octubre de 2018 en la Universidad de Puerto Rico, centrado en la temática de la lucha por los derechos humanos y con el lema Reconocimiento, Justicia y Desarrollo.


Así se dio a conocer hoy durante una conferencia de prensa en la que participaron la doctora María Elba Torres, coordinadora general del proyecto, Héctor Dávalos cónsul general de México en la Isla, el rector interino del Recinto de Rio Piedras de la Universidad de Puerto Rico, el doctor Luis A. Ferrao Delgado y la Presidenta de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), Iris Miriam Ruiz Class.
Gracias a la aportación del comité organizador, la comunidad universitaria y civil, la Facultad de Estudios Generales, y el apoyo de la Universidad de Puerto Rico, el congreso sesionará por tres días en el recinto de Río Piedras en un encuentro para reflexionar, debatir, y divulgar a partir del tema central: ¿Quiénes somos los afropuertorriqueños?, desde una perspectiva trans, inter y multidisciplinaria.

Bajo este tema se desarrollan nueve ejes temáticos que serán el hilo conductor de la discusión en el Congreso:

- Aportaciones de los afropuertorriqueños en la construcción del país;
- Sustentabilidad económica y comunitaria;
- Categorías étnicas y raciales en el censo;
- Presencia histórica y actual;
- Los afropuertorriqueños y la educación;
- Salud, ciencia, bienestar y desigualdad social;
- Los afrodescendientes en las artes, la música y los deportes;
- Religiones y espiritualidades;
- Los afropuertorriqueños en los medios.

Además, invitados internacionales acompañarán y apoyarán la discusión en múltiples disciplinas.

Entre los invitados especiales para este congreso figuran Francia Márquez Mina, líder afrocolombiana, activista y ganadora del premio ambiental Goldman; el licenciado Ebenecer López Ruyol, presidente del Comité Antirracismo del Colegio de Abogados de Puerto Rico; la doctora Georgina Falú Pesante, fundadora y presidenta de Falú Foundation; el licenciado Elías Murillo Martínez, experto independiente del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU; la doctora Marta Moreno Vega, presidenta de Creative Justice Initiative; el doctor Onaje Muid, experto en comunidades afrodescendientes en Nueva York; y el Sr. Héctor Daniel Dávalos Martínez, Cónsul General de México en Puerto Rico, entre otros actores.

Los afropuertorriqueños se encuentran entre las poblaciones con mayores retos en nuestra isla, para ejercer plenamente sus derechos individuales y alcanzar su desarrollo óptimo, tanto individual como comunitario. Se encuentran entre las comunidades más vulnerables y excluidas y han sufrido el racismo y la discriminación racial institucional que aún está presente en nuestra sociedad.

La desigualdad, su invisibilidad en muchas áreas del haber socio político y el racismo institucionalizado obligan a las poblaciones afrodescendientes a un estilo de vida lleno dificultades, de violencia, de drogas, y de escasa salud, e impide el pleno ejercicio de sus derechos humanos.

“Proveer espacios para su desarrollo, crear política pública para reconocer su aportación a la construcción del país y poner en práctica medidas que aseguren su igualdad ante la ley es crítico para los afropuertorriqueños y afropuertorriqueñas del siglo 21”, consignaron los promoventes del evento.

A la luz de la Resolución 68/237 de la Asamblea General de las Naciones Unidas promulgando el Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024) y el desarraigado silencio que por siglos ha permanecido en el archipiélago de Puerto Rico surge El Primer Congreso Afrodescendencia en Puerto Rico en 2015 en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.

Allí un grupo multidisciplinario y multisectorial se unió para provocar entradas, investigaciones, preocupaciones, reconocimientos, miradas y justicias para las poblaciones africanas que se vieron obligadas a asentarse en Puerto Rico. Hoy sus descendientes y herederos sostienen un gran legado de conocimientos de vidas; de resiliencia y resistencia. Forjadores sustanciales de la formación de la nación puertorriqueña.

Fuente: El Vocero de Puerto Rico: https://www.elvocero.com/educacion/celebran-segundo-congreso-de-afrodescendencia/article_623bf248-d3a5-11e8-b2ea-cba582d2f251.html 


21 de agosto de 2018

MARY GRUESO, El Pacífico en Palabras

Mary Grueso: el oficio de retratar al Pacífico colombiano a través de las palabras



Por Miguel Ángel Cortés

Para narrar al Pacífico colombiano siempre será necesario adentrarse en un mar de saberes y experiencias, que solo se adquieren con el tiempo. Se requiere andar descalzo por sus selvas y playas. Pero ante todo, vivir inmerso en una cultura negra que sobrevive a través de la palabra y la oralidad de sus historias.

Mary Grueso Romero nació en el corregimiento de Chuare Napi en Guapi (Cauca) y desde niña creció empapada de la historias populares de su pueblo. A su padre Wilfredo Romero, un narrador oral de oficio, le heredó el don de contar. Era a través de encuentros, que se volvían casi rituales, entre los niños guapireños de entonces.

“En este momento lo estoy viendo: sentado, contando y los demás niños escuchando. Había una casa donde iba a contar generalmente. Los cuentos se contaban por la noche y la gente tendía una serie de sábanas, cada uno se acostaba con la persona más cercana a escuchar los cuentos, hasta que nos íbamos quedando dormidos”, describe.

De ritual en ritual, de sueño en sueño y noche en noche, Mary iba aprendiendo historias como la de ‘Sebastiancito de la gracia’. Poco a poco, iba adoptando como forma de vida la fascinación por esas palabras que se volvían relatos, para recrear un universo de leyendas de la cultura afrocolombiana del Litoral.

“Antes se contaba y el que escuchaba iba aprendiendo porque nosotros todo lo hacíamos así. La narración oral es algo que si a usted le gusta, usted aprende y le pone esas ganas de hacerlo”, afirma.

Hoy, con 71 años, Mary es conocida en el país como poeta, escritora y narradora oral a través de talleres, charlas y conferencias. Son más de 40 años de experiencia en los que sigue difundiendo su cultura por medio de las narraciones que cuentan la identidad de su región.

Se define como hija adoptiva de Buenaventura, municipio de Valle del Cauca, donde se hizo maestra y empezó a elaborar sus propias historias. Sus protagonistas eran sus propios estudiantes, a quienes capturaba en medio de un relato.

“De eso se trata, que a partir de los cuentos y las historias de su comunidad empiezan a adquirir conocimiento y a querer también contar y crear. Y además se sienten satisfechos, felices de ver que forman parte de esas historias”, asegura.

Paisajes, personajes y anécdotas que solo ocurren en el Pacífico son los que matizan y dan esos colores vivos a sus historias. Así se refleja en obras como ‘Del baúl a la escuela’, ‘Entre panela y confite’, ‘Cuando los ancestros llaman’, ‘El mar y tú’, ‘La muñeca negra’, entre otras.

“A través de mi relatos lo que trato de destacar un poco es una parte de la idiosincrasia del hombre y de la mujer negra, porque somos diferentes y también es diferente nuestra forma de expresarnos y nuestras culturas. Este país está dividido en regiones naturales y hay cinco regiones y cada una tiene su forma, su manera”, comenta.
Para esta docente su trabajo es promover que la que la oralidad que es la base y columna vertebral su cultura, no se pierda. Ahora estoy haciendo el paso de la oralidad a la escritura, porque sabe que lo oral tiende a perderse en el tiempo o a cambiar su esencia.

“Yo estoy hablándole aquí y si no estuviese grabando, cuando fuera a contar, contaba diferente, algo le quitaba o le ponía para significar lo que yo le había dicho. Pero en lo escrito usted puede volver siempre”, puntualiza.

¿Qué de dónde soy?
Que de dónde soy me preguntan muchas veces
Soy una mujer negra del Pacífico colombiano
Donde muchos ríos descienden cantarinos, se anudan al mar con la misma dulzura a beber aguas al obre de sus entrañas
Donde los peces viajan insistentes en mi memoria y los alcatraces pescan esperanzas
Donde el viento se lleva el sonido del tambor y te trae el olor de la marea a lontananza
Donde la lluvia toca tu ventana para despertarte mientras arrulla las islas y las olas besan la arena en la playa con lamento obstinado.
Donde el sol sonríe al viento, mientras te pinta la piel de chocolate
Soy de ese mar donde los luceros navegan en Imbabura, cuando del cielo descienden sobre el agua y Dios viene de cuando en cuando a pasar vacaciones en sus playas...

También le ha dado rienda suelta a su pluma para crear versos y prosas que llevan el sello afrocolombiano, el anterior es su poema titulado ‘¿De dónde soy?’. Para declamar o relatar, su voz se alza, levanta el mentón, mira un punto fijo y al final de cada línea tiene esa terminación aguda en la voz que caracteriza a las mujeres de su raza.

“La narración oral no solo es para los niños del Pacífico, para todos los niños de este mundo. Viene desde la Antigua Grecia, donde tenemos a Esopo. La narración oral no es solo de los negros del Pacífico, sino que siempre ha estado en todas las culturas”, dice.

Mary cree en el impacto que tiene la narración oral, sostiene que en los pueblos del Pacífico para poder contar y escuchar las historias, se reúnen las comunidades. Allí se reúnen, afloran los sentimientos y se distraen de las circunstancias difíciles que estas regiones han vivido con temas como el abandono y el conflicto armado.

“La narración oral tiene el poder de afectar de forma positiva a la sociedad. Los cuentos no son simplemente por contar, sino que allí llega a una gran lección y unos grandes valores que han sido parte de la cultura del hombre y la mujer negra de este país”, concluye.

Artículo tomado de: Radio Nacional de Colombia https://www.radionacional.co/noticia/cultura/mary-grueso-oficio-de-retratar-al-pacifico-colombiano-a-traves-de-las-palabras

Fotos CAEDI-Bogotá.

25 de junio de 2018

El empoderamiento de la MUJER; Epsy Campbell en Panamá

Epsy Campbell Barr recibió la llave de la ciudad de Panamá este viernes y, en su agradecimiento, dijo que este reconocimiento representa un camino para ‘generar puente no solo entre personas, sino entre ciudades y países y que es la ruta correcta para lograr un proyecto humano inclusivo y en el que todas las personas tengan su lugar'.

José Arcia
jarcia@laestrella.com.pa

Campbell es la vicepresidenta de Costa Rica, la primera mujer canciller de su país y, sobre todas las cosas, afrodescendiente. Ella se encontraba en Panamá de gira oficial, en la que el pasado jueves se reunió con su homologa panameña, Isabel de Saint Malo, y este viernes dictó la conferencia ‘Empoderamiento de la mujer afrodescendiente en el siglo XXI'.
También recibió las llaves de la Ciudad de Panamá; Foto Josue Villao
En el teatro Gladys Vidal de la Alcaldía de Panamá no había silla vacía y para Campbell el acto no era solo un reconocimiento a su trayectoria como mujer, sino que permite continuar abriendo las puertas de la democracia en la región y seguir perfeccionando una democracia paritaria, intercultural y multiétnica, en la que todos los grupos humanos tengan un espacio y reconocimiento.

‘No podemos construir democracia si no tenemos a las personas de todos los grupos sentados en la mesa principal', dijo. Hizo referencia a los grupos afrodescendientes, los indígenas y a las mujeres tanto de las zonas rurales como de las áreas urbanas.

Para Campbell no hay duda de que para lograr los objetivos del milenio, establecido por la Organización de las Naciones Unidas, los recursos deben ser repartidos entre mujeres y hombres. Añadió que se deben asumir las mismas responsabilidades en el plano público y privado.

Cuando se habla de las mujeres afrodescendientes es solamente una forma más de reinvidicar las necesidades de que la democracia otorgue espacio de igualdad a todas las mujeres sin distingo de su identidad racial.

Campbell consideró que, en el caso de Panamá, tener una vicealcaldesa afrodescendiente (Raisa Banfield), al igual que la directora del Instituto de la Mujer, Liriola Leoteau, ambas presentes en el acto, es un ‘paso en esa dirección'. También resaltó que el gabinete de su gobierno está integrado en un 50% por mujeres y que ella es la primera mujer en ocupar el cargo de canciller.

Campbell habló de la necesidad de conocer la composición de la sociedad y desde esa perspectiva resaltó que en los censos nacionales de 2010 en Panamá se haya incluido la pregunta para conocer la población afrodescendiente; pero, al mismo tiempo, se debe profundizar más en este aspecto en los próximos censos de 2020.

‘Uno de los elementos centrales de la sociedad es conocer la composición de la sociedad para identificar en dónde están las brechas para avanzar', indicó.

Dijo que no se puede negar la participación de la población afrodescendiente en la independencia de las naciones y los aportes que han dado en todos los espacios.

La historia oficial poco a poco va abriendo camino para el reconocimiento de la población afro, dijo, y seguido, se refirió al caso del primer presidente de la etnia negra que tuvo Panamá. Se trata de Carlos Mendoza, quien llegó a la presidencia en 1910.

A renglón seguido, Campbell cuestionó que se ha tratado de invisibilizar esta parte de la historia como una manera de escribir solo una versión. ‘Dichosamente y por eso este acto, del que me siento tan agradecida, deja al descubierto que muchos como yo y los que han existido antes que yo han contribuido paulatinamente en la construcción de las sociedades'.

Campbell no duda que en la medida que las mujeres tengan mayor participación en los espacios públicos habrá menos desigualdad y es por eso que habla de la necesidad de ‘feminizar' a la política.

 ‘El empoderamiento de la mujer en general y de la afro en particular es un elemento central para la construcción de una sociedad más inclusiva', Indicó Epsy.


Texto tomado de La Estrella de Panamá:  http://laestrella.com.pa/panama/nacional/campbell-lucha-politica-feminizada/24069596